Image Image Image Image Image
Scroll to Top

Volver arriba

08

Feb
2017

Unas palabras sobre “Starman”

08 de Feb de 2017

starman retall

Apreciada/o colega:

Te agradezco en primer lugar que leas este mensaje, que atiendas la llamada. Se juntan muchos libros prometedores al principio del año y espero que veas Starman como uno de ellos. Deseo además que lo empieces a leer, ojalá ocurra. Estoy casi seguro de que no podrás parar. A mí así me pasó.

Llegó un manuscrito a la editorial, la autora era una joven estudiante de Zaragoza que resultaba haber ya escrito y publicado otra novela hacía unos años. Le echamos un vistazo, no pintaba mal. ¿No pintaba mal? A las quince páginas estaba totalmente enganchado. El espíritu de los noventa redivivo y pasado por el filtro mediático millennial. Una novela torrencial de personajes arrolladoramente imperfectos. Una estructura tan ambiciosa como equilibrada. Una prosodia genuina, con unos diálogos formidables. Un desarrollado sentido del ritmo y la narración. Y detrás de todo ello lo que hay es una autora que no titubea, exigente, comprometida con su futuro. Una voz nueva que ha venido para quedarse.

El de Reservoir Books es asimismo un compromiso con la literatura. Y nos hemos propuesto publicar regularmente a más autores en lengua española. Muchos más. Si no sonara petulante, diría que María Pérez Heredia es el patrón a seguir. Suena petulante entre otras cosas porque también queremos publicar no ficción autóctona, no solamente novelas, y porque no pretendemos ceñirnos exclusivamente a escritores jóvenes. Pero afirmarlo parece petulante sobre todo porque se me hace difícil pensar que haya más autores como ella.

Rezo con fervor por que esta carta esté a la altura de las expectativas de Starman.

Feliz lectura,

Jaume Bonfill

Editor de Reservoir Books

13

Ene
2017

Bienvenidos a la casa de muñecas: el mundo de Gina Wynbrandt

13 de Ene de 2017

gina_wynbrandtEl 19 de enero de 2017 no será un día como cualquier otro. En esa ficha, un meteorito llamado Que alguien se acueste conmigo, por favor impactará en las librerías españolas. Su autora es una joven que responde al nombre de Gina Wynbrandt, y ha puesto patar arriba la escena del cómic underground estadounidense, con un cocktail de feminismo heterodoxo, obsesiones pop, colorismo cegador, diario autobiográfico y humor salvaje y disparatado. Para abrir boca, os presentamos un cuestionario que nuestra nueva comiquera preferida responde con su inimitable estilo.

Esta es la primera vez que una de tus obras se publica en castellano. ¿Qué pueden esperar los lectores españoles de Que alguien se acueste conmigo, por favor?

Que alguien se acueste conmigo, por favor es una colección de cinco historias que tratan sobre mi soledad, frustración sexual, desesperación romántica, y obsesión con la cultura pop.

¿Qué te llevó a hacer cómics?

Empecé a hacerlos mientras estaba matriculada en la School of the Art Institute de Chicago. Tras unas pocas clases, empecé a disfrutar mucho con ello. De hecho, las dos primeras historias del libro fueron hechas durante esas clases, que impartía Jeremy Tinder. Mis profesores me animaron a seguir con ello, y les hice caso.

Teniendo en cuenta lo explícitos que son tus cómics, ¿has encontrado reacciones fuertes a tu obra, ya sean positivas o negativas?

En general, mis cómics han tenido una respuesta favorable, y algunas personas han dicho cosas encantadoras sobre ellos. Pero, desgraciadamente, esa no era la reacción que yo buscaba. El título de Que alguien se acueste conmigo, por favor es una petición real de sexo, y pocas personas se han ofrecido a satisfacerla. Aun así, tengo la esperanza de que los lectores españoles sean más receptivos a mi súplica.

que alguien

¿Cuánto hay de ti misma y de tu biografía en tus cómics?

Diría que son autobiográficos en un 60%. La protagonista se parece mucho a mí, pero me coloco en situaciones ficticias. Es como una fan fiction de mi propia vida.

¿Cómo es un día normal en la vida de Gina Wynbrandt?

Por lo general, me levanto, pierdo el tiempo en el ordenador, leo un rato, y me dirijo a la tienda de coches de mi tío, donde trabajo de secretaria. Hago papeleo e inventario, contesto el teléfono y cotilleo internet un poco más. Cuando salgo del curro, voy por ahí con mi compañera de habitación (la animadora canadiense Amy Lockhart); a veces echamos una partida de cartas mientras tomamos un trago. Lugo me retiro a mi habitación, donde continuo curioseando online y, finalmente, escribo y dibujo un poco.

El modo en que tratas el deseo y la sexualidad femenina es muy atrevido, y tu trabajo ha sido incluido en exposicones de arte feminista. ¿Cómo definirías tu acercamiento al feminismo?

Parecería que los hombres tienen el monopolio en lo que se refiere a retratarse como “tontos y cachondos”, pero yo quiero que mi trabajo muestre que las mujeres pueden ser igual de patéticas y estúpidas que ellos.

que alguien 2

Por tus cómics, resulta evidente que estás muy interesada en Justin Bieber como estrella del pop adolescente. ¿Qué opinas de su reciente giro hacía el estrellato adulto y “serio”? A juzgar por su actitud durante los conciertes, parecería que se avergüenza de sus fans teenagers…

Siempre seré una Belieber. Justin y su música me han dado muchísima felicidad, así que tiendo a ser muy protectora cuando se trata de él. Tiene defectos, por supuesto, pero dime algún niño-estrella que no haya madurado de manera jodida. Seguramente, la polémica lo acompañará durante el resto de su carrera, ¡pero quiero que sepa que yo siempre estaré de su lado!

Una última pregunta, para que nuestros lectores te conozcan mejor. ¿Podrías decirnos tus películas, música y libros favoritos?

Cine: American Psycho, History of the Eagles, Tommy Boy, Sans Soleil.

Música: Erykah Badu, The Internet, Pavement, Justin Bieber, Amy Winehouse.

Libros: Diario de una adolescente, de Phoebe Gloeckner; Pagando por ello, de Chester Brown; cualquier cosa de David Sedaris.

09

Dic
2016

Los “uno más ocho” de Reservoir Books (Segunda parte)

09 de Dic de 2016

Con esta entrada, completamos nuestro personalísimo top 1+8 de la historia de Reservoir Books, seleccionado por l@s autor@s de Uno más ocho. Ahora es el turno de Jorge Benítez, Isabel Verdú, Fede Duran, Pía Sommer y Lolita Copacabana, cuya extensa respuesta es, por derecho propio, un auténtico ensayo fascinado por 10:04 de Ben Lerner. Veamos, pues, qué nos cuentan los cuentistas.

Jorge Benítez

baker(Vilafranca del Penedès, 1977) es licenciado en humanidades, y ha residido en el extrarradio barcelonés y en Madrid desempeñando múltiples oficios. En la actualidad vive en Barcelona.

“Recuerdo que el primer libro que leí de Reservoir Books fue Deep in a Dream, la larga noche de Chet Baker, la extensa, completísima y fascinante biografía de este turbulento icono del jazz que escribió James Gavin. El libro me dejó diversas imágenes grabadas a fuego en la memoria: el televisor aún encendido en la habitación desde la que Baker acaba de defenestrarse, las paredes de color vainilla. Chet de niño, inocente y feliz antes de manejar jeringuillas y trompetas. El músico abriendo sandías utilizando el curioso método de dejarlas caer sobre su cabeza, y comiendo solamente su corazón. El resto lo deja para los pájaros, que acuden con la brisa. El aire atravesando el interior de la trompeta de Baker, como el silbido de las ramas que aún están verdes cuando las arrojan a la hoguera… (Postdata: ahora que lo pienso, tal vez haya tomado lo de las sandías de otro libro ¿puede ser?).”

Isabel Verdú

El libro de los desordenes-El Roto-cubierta_70(1976) es logroñesa de nacimiento, barcelonesa de vivencia y parisina de vocación. Estudió filología y teoría literaria, y todavía no se ha cansado de aprender. Enseña lengua en secundaria (actualmente en el IOC), cuando no se dedica a sus hijas y a la literatura.

“Si hay que destacar un libro del catálogo de Reservoir Books, para mí este es El libro de los desórdenes, del gran El Roto. Fue uno de los primeros que cayó en mis manos y que aún conservo, y muestra sin duda toda la acidez e ironía contemporáneas. Y es un icono también de una época. La cuidada edición añade color y volumen a la oscuridad habitual de las viñetas de Andrés Rábago, brindando una plataforma muy apetecible para reencontrarse con sus figuras, que son auténticos puñetazos al lector.”

Fede Duran

corrigan petit(Cádiz, 1977) es escritor y periodista. En 2009 debutó en la literatura con Guantes Negros, un libro de relatos cortos, al que siguió en 2012 su primera novela, La mirada de Monica Vitti. Especialista en política durante más de una década, sus últimos años periodísticos le han llevado al ámbito de las nuevas tecnologías.

“Si tuviese que elegir solo un título, sería Jimmy Corrigan, el chico más listo del mundo, porque no hay mejor paradigma del verdadero alcance del cómic que cualquiera de las propuestas de Chris Ware, al que a veces considero arquitecto, otras filósofo y a menudo cineasta. La historia es triste, ácida, tridimensional, metacomiquera, altamente literaria y bastante sesuda, como todo lo que nace del autor americano, y creo que con ese puñado de adjetivos queda definido lo que se espera del arte, que no es más que un sustantivo un poco petulante para hablar de la perturbación.”

Pía Sommer

(Chile, 1981) es licenciada en artes, máster en arte sonoro y editora de Arte y Cultura del periódico El Ciudadano. Ha participado en exposiciones personales y colectivas, festivales, residencias, galerías y museos de su país y el extranjero. Ha realizado, talleres, clases magistrales y conferencias en varios países. En 2016, ha lanzado en Chile y España su plaquette de poesía Frecuentemente Isla.

Conejo de viaje de Liniers no lo escogí yo, me filtró él mismo en una biblioteca. Era lo primero que leíaConejo de viaje-Liniers-cubierta de Reservoir Books. El sencillo gesto de entenderse con unos dibujos donde hay personajes que se te parecen y hablan en el tono que se te mezcla con tu propia vida, hacen de este ejercicio un reencuentro con la aventura, con el ir, con el desplazamiento. Y como suelo tener este tipo de trabajos cotidianos-literarios con el escritorio, pues me pareció que esta publicación de Ricardo Siri Liniers se parecía a un libro mío de dibujos, un libro con tramas de suelos y sonidos de muchas ciudades del mundo. Lo que vi de viñetas, vi de tramas. Lo que escuché de las ciudades, fueron también las de Liniers, los aviones de Liniers, los amigos, conejos y pingüinos de Liniers. Escuché mis ciudades, visité mis amigos que no son los de Liniers. Sin duda una excelente publicación de humor gráfico que no solo te lleva desde Berlín a la Antártida, sino que te puede hacer desaparecer entre las estanterías de una biblioteca. Otro acierto de Reservoir Books.”

Lolita Copacabana

(Buenos Aires, 1980) es autora de Buena leche y Aleksandr Solzhenitsyn. Cuando no está absorta en las dieciocho disciplinas del ninjutsu, se dedica a la edición, la traducción y el psicoanálisis.

Cómo ser buenos: se lo preguntaba hace unos años Nick Hornby en el título de una novela regular, y es una pregunta que a algunos, educación católica mediante, predisposición obsesiva habilitante, sigue quitándonos, por épocas, un promedio de quince minutos semanales de sueño.

Pero incluso la pos-posmodernidad ofrece pocas pistas al moralista del siglo veintiuno: sabemos de poner la otra mejilla, recordamos lo que debemos procurar respecto de la mujer del vecino, hacemos concienzudos análisis antes de emitir nuestros votos, aprendimos de la compasión de la mano del Dalai Lama y del sobrino budista de Diana Vreeland, y la mayoría de los días hasta repasamos mentalmente los castigos que proporcionamos a nuestros hijos y la cantidad de palabras tiernas que susurramos al oído de nuestros esposos. Desprovistos de manuales actualizados, no obstante, a veces no nos queda otra que sumirnos en complicadas fórmulas matemáticas, cálculos bizantinos con miras a la compensación, y es así como, desde mi rol de editora, no puedo evitar pecar, morderme el labio inferior de envidia pura y dura cuando hojeo el catálogo de Reservoir Books, con librazos de autores que son terremotos de talento como Daniel Clowes, Art Spiegelman, o David Lynch pero, a la vez, y por fortuna, como escritora, me es imposible no sentirme en igual medida orgullosa cuando pienso podría jactarme de compartir lista con gente tan brillante como la sabia rompecorazones Roz Chast, el incorregible Chuck Palahniuk, o el bianaventurado incansable y eterno californiano Dave Eggers.

La nobleza de quien suscribe, pues, quedará en suspenso, como no así la del catálogo del que se me propone elegir un libro en particular. Elección dificil no por escacez, está claro, sino todo lo contrario. Complicado, como hacerle la permanente a un calvo. Difícil, como morderse un codo. O recular en chancletas. Encontrar a un político honrado.
1004Consigna mediante, destaco al fin a uno que me tocó leer este año en su versión norteamericana y me dio especial satisfacción encontrar encolumnado entre las múltiples unidades que componen a Reservoir Books: 10:04 de Ben Lerner, segunda novela de este joven poeta, ensayista y crítico norteamericano nacido en 1979. La novela, que bordea los límites de la metaficción, está narrada por un neurótico escritor neoyorquino que comparte señas con más de un personaje de Woody Allen y que, después de un inesperado éxito con su primera novela, firma un suculento contrato por una segunda con una importante casa editorial. Sin terminar de estar seguro del rumbo que este segundo libro va a tomar, el joven protagonista es presentado con un inesperado diagnóstico médico potencialmente mortal y el pedido, de una íntima amiga, de concebir juntos un hijo fuera del marco de una familia tradicional.
El título de la novela, 10:04, configura una doble referencia: por un lado a El reloj, la instalación de videoarte de Christian Marclay, y por el otro a la película Regreso al futuro: en la peli, las 10:04 es la hora exacta en que, en 1955, el rayo pega en el reloj sobre el edificio municipal y permite a Marty McFly, el entrañable personaje interpretado por Michael J. Fox, viajar de vuelta a su ansiado 1985.
Así, en el contexto de una Nueva York bajo constante presión atmosférica, tanto climática como social, asistimos a las divagaciones geográficas y mentales de este inteligente y muchas veces hilarante personaje que trastabilla en la cuerda floja. Por momentos un ser brillante que se hace interesantes preguntas respecto de un imperio desgastado y las dificultades de vislumbrar un futuro cierto tanto individual como cultural, por momentos un cretino engreído y pretencioso que le da demasiadas vueltas a las cosas mientras se pavonea pomposo por las calles de una de las ciudades más caras del mundo. Hacia el final, al igual que pasa con el narrador de Saliendo de la estación de Atocha, primera novela de Lerner, es imposible no sentir piedad, curiosidad y hasta algo de admiración por cierta cualidad descarnada, en cualquier caso nada autoconmiserativa, del personaje principal y narrador de la novela. Su rigurosa inteligenecia, su sinceros esfuerzos de aproximarse a la honestidad intelectual, su interesante marco de referencias y su indicustible talento, reflejado en una prosa sin fisuras, terminan por colocar a Lerner dentro de los autores más interesantes de su generación.
Una novela actual de un autor promisorio que, además, traza puntos en común con las últimas producciones de autores tan superficialmente disímiles como Teju Cole, Dave Eggers, Lydia Davis, y Tao Lin.
Recomiendo, pues, con énfasis. 10:04: gran hallazgo, crème de la crème. Flor y nata, frutilla del postre. Abrazo de gol. Nunca es tarde si la dicha es buena.”

05

Dic
2016

Los “uno más ocho” de Reservoir Books (Primera parte)

05 de Dic de 2016

No nos engañemos: en muchos sentidos, 2016 ha sido un año pésimo. Entre otras tropelías, hemos dicho adiós a David Bowie, Prince y Leonard Cohen, y las bromas sobre Donald Trump se han convertido en una terrible realidad. Pero, para nosotros, esta también ha sido una temporada muy ilusionante, pues hemos cumplido dieciocho años, una efemeride que hemos celebrado renovando el diseño de nuestra colección, reeditando algunos de nuestros títulos más queridos y, claro está, publicando libros que nos tienen robado el corazón.

Entre todas nuestras novedades, hay una que posee un marcado carácter generacional. Hablamos de Uno más ocho, una colección de relatos pergeñada por nueve (o uno más ocho) escritor@s que cuando nació Reservoir Books tenían alrededor de diecioho años. Para añadir un ítem más a los festejos de nuestra mayoría de edad, hemos pedido a tod@s ell@s que hagan memoria y nos expliquen brevemente cuál es el título del sello al que más cariño tienen, diviendo sus respuestas en dos tandas. Esto fue lo que nos contaron Ana Llurba, Bea Barco, Carlos Robles Lucena y Franco Chiaravalloti:

Ana Llurba

invasores(Córdoba, Argentina, 1980) vive y trabaja en Barcelona desde el año 2008. Su libro Este es el momento exacto en que el tiempo empieza a correr (Siltolá, 2015) recibió el Primer Premio de Poesía Joven Antonio Colinas.

“Mi libro favorito es Invasores de Marte, la mítica antología editada y prologada por Javier Calvo a principios de la pasada década, y que incluía cuentos de Roberto Bolaño, Rodrigo Fresán,  César Aira, Guillem Martínez, Jesús Llorente y Eloy Fernández Porta, entre muchos otros. Estaba dedicada al horror, la ciencia ficción y la indagación espeleológica en las cloacas culturales del exploitation y la serie B. Me lo compré en Argentina cuando tenía 22 años y, hace menos de un mes, lo busqué por Iberlibro y lo volví a comprar en un ataque de nostalgia. Pasada la treintena, también me impactó Fun Home, la gran novela gráfica de Alison Bechdel: me encantó su exhibición de las inseguridades y los bucles neuróticos dentro de la cabeza de un artista, además de que es un gran libro sobre la búsqueda de la identidad en general.”

Bea Barco

maus(Barcelona) Creció enchufada a un televisor y descubrió que había gente que mataba ballenas. Como quería una vida aventurera se hizo bióloga, y así, de paso, las salvaba. Pero nunca encontró el momento para ponerse a ello. En vez de eso, escribe sobre ciencia para otros que, como ella, descubren el mundo a través de una pantalla.

“Me encantó Maus por la combinación entre lo tierno e infantil de la imagen y la crudeza de la historia que se explica. Art Spiegelman logra contar cosas muy duras sin perder cierta candidez como medida de protección ante el horror. También me gustó la sencillez con la que se explica el relato, cómo utiliza los detalles más cotidianos como metáforas poéticas que definen la personalidad de los personajes protagonistas (que son, de hecho, su propia familia). Es un relato tan cercano que cualquiera de nosotros puede sentirse identificado en él. Creo que es ahí donde radica su fuerza conmovedora, además de lo delicado de los dibujos de las ratas y los gatos.”

Carlos Robles Lucena

mcsweeneys(Terrassa, 1977) es licenciado en humanidades por la Universitat Pompeu Fabra y profesor de lengua y literatura. En 2014 publicó su primer libro, No pregunten por Gagarin (Témenos Edicions). Ha escrito relatos para las revistas The Barcelona Review, Quimera y Bonsái. Ha formado parte de la antología Best European Fiction 2017 (Dalkey Archive), selección en lengua inglesa de escritores europeos.

“Me hice con la antología Lo mejor de McSweeney’s vol. I con la ceja levantada. Había oído hablar de Dave Eggers como el nuevo chico de oro de la literatura mundial. Era dueño de un perfil apolíneo y de una biografía esforzadamente dickensiana: huérfano a temprana edad, editor de la revista más guay del mundo, finalista del Pulitzer. Yo deseé que mi lectura lo refutase. Desmontar la conjura de escritores angloamericanos modernillos. Encontrarlos fatuos e irrelevantes. Pero durante la lectura me fue imposible no caer rendido ante aquella fiesta de ingenio, eclecticismo y emoción. Todavía guardo en la memoria los encuentros epifánicos con  Zadie Smith, William T. Vollmann y George Saunders. Fue el libro quien me refutó a mí.”

Franco Chiaravalloti

macanudazo(Buenos Aires, 1979) imparte clases de cuento en la Escuela de Escritura del Ateneu Barcelonès. Es autor de los libros de relatos Como un cuentagotas que se presiona suave, muy suavemente (Hijos del Hule, 2009) y Esos de ahí afuera (Talentura, 2015).

“Los títulos del catálogo de Reservoir Books que he seguido con fruición fueron, casi desde sus inicios, los de la fabulosa saga Macanudo, de Liniers. Cómics que inicialmente solo conseguía cuando tenía la ocasión de viajar a Argentina. Gran alegrón sentí al enterarme de que Reservoir los publicaría también de este lado del charco. Personajes, gags y ocurrencias que construyen una metafísica que a priori va de inocente pero que, en realidad, es despiadada, porque te pilla desprevenido con detalles y sorpresas que, como decía Chéjov, no dan respuestas, sino que provocan en el lector las preguntas adecuadas. También puedo citar de este catálogo el impresionante Notas al pie de Gaza, del gran Joe Sacco.”

(Continuará…)